domingo, 27 de abril de 2008

Teléfono rojo

Washington, DC. Madrugada de martes.

El timbrazo, intenso e incesante, los sacó de la modorra.

Era el teléfono rojo.

Dick y Donald miraron a George. Estaba agotado, tenso. Habían discutido toda la noche.

Oh, God —se lamentó Donald—. Not now.

George se restregó los ojos. Resopló. No ahora. No justo él.

George, you must...

I know, Dicky —interrumpió—. I know. I have to do it.

Levantó el tubo lentamente. Cada instante fue infinito. Respondió sacando fuerzas del pozo donde escondía el alma:

Pizza Hut, how may I help you?


5 COMENTARIOS:

› Anónimo

Que no lo lea el Presi: despues tiene otra excusa, ya que solo le contesta al "wedding organizer" cuando lo reconoce en el identificador

Soledad

si la ironia es con bush, es muy buena pq el tipo se esconde tras el absurdo (uy, numero equivocado)
y si es con pizza hut, es mejor todavia pq me engaño completamente. yo pense primero q era bush

que es o quien, sr autor?

solita

Diego Fonseca

Soledad: Una vez pedí a un amigo que me explique un chiste. Todavía estoy esperando. Las interpretaciones libres son más divertidas que lo que yo diga.

Garrafa

ja ja
muy buen cuento corto... una postal. velocisimo y grafico. vi toda la situacion en el salon oval... y resultan q son telefonistas de pizza hut... ja ja ja

excelente


garrafa

Diego Fonseca

Garrafa: Divertida imagen la suya.

Zona de comentarios

Aquí cualquiera comenta pero no todos dicen algo

Bemvindo.

Somos gente grande, así que no hay moderación de comentarios.
Eso quiere decir que las ofensas se van solas al tacho de basura.

Diego