sábado, 3 de mayo de 2008

Mister Magoo




Ágil, se levantó de un salto. Tomó los cigarros y las gafas espejadas. Se calzó el Kalashnikov en bandolera. Dio una última mirada al televisor: el viejito confundía un farol con un policía.

Todavía sonreía cuando subió a la camioneta, pero su rostro se volvió sombrío apenas escuchó al jefe de la gavilla. Hoy les tocaba Juba. Nada nuevo, pero siempre atemorizante. Quizá no todos volvieran esa noche a casa, él incluido.

La camioneta dio un tirón y salió a la carrera. Una nube de polvo cubrió prontamente el poblado. Alguien dijo que rodear a los zagauas girando en las Toyota era la mejor táctica para finiquitar rápido la faena.

La pared de tierra y arena sofoca a la gente. Sin respirar, no hay resistencia. Ahí entran ellos y rocían el campo de balas: asunto concluído. Siguiente aldea.

Sentado en el borde de la caja, con los pies en el aire, él pensó en el capítulo de Mister Magoo que miraba cuando lo recogieron. ¿Acaso la ceguera no sería como las tormentas de tierra? El viejito confundía todo y andaba de rebote en rebote por aquí y allá, siempre en problemas.

Bueno, se consoló, al menos sonreía. En Kabkabía, Jartun o Shendi ya ni los niños lo hacen. Los niños. Los que no están muertos se fugaron y los que no son cadáveres o refugiados esconden sus cuerpos de guerreros precoces detrás de metralletas gigantes. Escupen fuego por la boca del arma y risotadas feroces y amorales por la propia.

Le tocaron el hombro: estaban llegando. Se calzó las botas, se cubrió la boca con un pañuelo y se montó los anteojos. Estiró el cuello, frunció el ceño, se puso fiero.

Ya incorporado, suspendió la conciencia.

Las camionetas comenzaron la danza circular y en un santiamén el polvo abolió el caserío. Enseguida, la nube de arena los alcanzó a ellos. Era la señal.

Su jefe, un adolescente dos años mayor, gritó una orden y todos artillaron.

Dispararon sin mira fija, sin odio ni ideología, pero con el juicio nublado y a las carcajadas.

Mister Magoo, pensó él, y rió también como una hiena joven.


ILUSTRACION: "GUERRERO"(CANDELLERO, 2008, ARG).

13 COMENTARIOS:

› Anónimo

oh, boy. excellent. nice. i did not realize that it was a kid 'till the last couple of lines! i thought: oh, this is gonna be the traditional "semper fi guy" story.
surprise.
diego: my respects, once again

mike geouff

Johny B Good

Buen relato y buena ilustración, Don Diego. Quién es Candellero?

JBG-JBB

Diego Fonseca

Mike: Tx a lot. Welcome.

Johny B Good: buen nickname. Candellero es un maravilloso ilustrador de Córdoba, ARG y un gran amigo. Le sobra calidad pero es fóbico a la fama. Pero algo debo provocarle porque se animó a esto. Y aprovecho para pasar el aviso: nos metimos en un proyecto nuevo. Saldrá en El Gemelo y se llamará "10x10": yo escribo historias de 10 líneas en 10 minutos y él las ilustra en monos de 10x10cm en el mismo tiempo. Y "viceversa/vi-cerveza".
Una vez dicho esto, llamaré al médico pues a mi minimalista amigo le dará taquicardia por hablar de él en público.

Johny B Good

buena idea la de incluir ilustradores. solo ilustradores o tambien escritores?

Y no es nickname: me llamo Juan Bautista Bueno (Juan B Bueno)... Chuck Berry no es mi amigo ni nada pero parece que le caí al dedillo --ya me salio el ahuevonao

Espero q eso de 10x10 salhga bien, don diego, pq no es facil la sintesis --solo a hemingway y a monterroso se las vi solidas. mas sin embargo el "dragon" de monterroso no ma parecio tampoco la gran cosa...

JBGood, de Santiago, Chile

Diego Fonseca

JBGood: Por ahora, ilustradores. Sigo hablando con amigos para ver qué hacemos juntos. Incluídos, escritores. Pero con ellos toma más tiempo.
Casualmente, hoy conversaba con alguien (Camilo, bueno encontrarte) acerca de las historias breves. Recordé “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, de Augusto Monterroso, y eso me llevó a varias cosas más. Entre ellas, un chiste que solía hacer con unos amigos (y que luego comprobé que no era privativo de nosotros): casi todos decíamos que teníamos ese cuento "leído hasta la mitad". Tras eso, recordé una frase de él en una entrevista que leí hace un millón de años. Monterroso decía --decía mi memoria-- que no sabía "cómo se hace un cuento". Mi memoria es flaca pero de eso sí me acordé. Y hallé la entrevista aquí.
Yo tampoco sé cómo se hace un cuento; por lo general, se me dicta solo, como una revelación que crece, como si se fueran abriendo puertas o las hojas pesadas de los libros pop-out para niños. Pasa la página y los hechos se me aparecen de repente. Con todo esto quiero decir que, aun cuando después las historias exigen cierta carpintería, afinado de motor, chapa y pintura, por lo general nacen sanitas y con todos los miembros en su lugar. Incluidas –y aquí llego finalmente al punto-- las muy breves. Tengo varias de ese estilo, de no más de 6 hasta sólo 5 y 4 palabras. Microrrelatos, microhistorias, micromundos. Es más que casual que justamente hoy estuviese hablando de este tema y enviándole a Camilo uno de esos textos. Y no suelo creer en las casualidades. Disculpen la extensión.

Diego Fonseca

Perdón, creí que en el "aquí" se vería el hipervínculo. No es así. Aquí está: http://www.elcultural.es/historico_articulo.asp?c=2725

Machuca

Me gustaron los niños guerreros. Bien escrito. Y como dice Mike Geouff, eres bueno con los twists.
Y muy buena ilustracion. Felicito al autor.

Machuca La Ruca
MTY

Diego Fonseca

Machuca: Creo que Candellero ya lo leyó. Como es un caballero, seguro te agradecerá.

Soledad

me gusta, me gusta
viajé a darfur (en el cuento, no en la vida real) y me encontre el crimen
bien logrado

solita

ElEmir

Bizarra historia. Me lo imaginé riéndose con la bocaza abierta, esas risas estruendosas y exageradas de comic.
Y buena ilustracion tambien.
El Emir

Marion

Muy buen texto. Creo que le sobra "y rió también como una hiena joven".

Washington

Muy bueno. Bienvenido de regreso a las letras, Fonseca. Qué pasó con el periodismo? Se hartó?

Washington, de Montevideo

Diego Fonseca

Machuca: Muchas gracias. Este relato ha revivido gracias a Narrador.es y tal parece que a todos les gusta mucho más de lo que yo mismo esperaba de él.

El Emir: Gracias. El dibujo es del Doppelgänger Candellero, quien también lo agradece (creo).

Marion: A veces creo lo mismo. Por ahora, no me animo al hachazo.

Washington: Con el periodismo tengo una relación cárnica. Es como el asado: me encanta, pero mucho me cae pesado al estómago. En unos días salen unos análisis míos en Expansión, de México, en el especial de Las 500 Mayores Empresas, si quiere leer algo. Hay otras cosas, pero no quiero mezclar este blog con el "ascetismo objetivista" -que no existe, por supuesto.

Zona de comentarios

Aquí cualquiera comenta pero no todos dicen algo

Bemvindo.

Somos gente grande, así que no hay moderación de comentarios.
Eso quiere decir que las ofensas se van solas al tacho de basura.

Diego