lunes, 6 de octubre de 2008

Rittenhouse Park

Por supuesto que procuraré confundirlo, caballero.

Aquí como me ve, sentado en esta banca bebiendo el sol de la tarde y este whisky de mala muerte de la petaca, soy un espía académico. Mi misión es el robo y/o expropiación de teorías científicas. Las dos últimas décadas comisioné para Harvard, el MIT y Oxford; ahora negocio para chinos y el IE y IESE españoles.

Eso, claro, de mañana. En estos instantes en que doy cuenta de un sandwich de atún a su lado, me alisto para mi empleo de media tarde en la banca. Qué gracioso es usted: no en ésta, claro, sino en el mercadillo financiero.

Exacto, tal cual lo ve, en ese edificio de vidrio y acero que ostenta el grandilocuente nombre de Bank of America. ¿Me creería si afirmase que mi familia lo fundó? Pues de subir al piso de Presidencia y pedir por mí, la secretaria, una muchachita de Madison, Wisconsin, muy amable, le informará mi posición exacta en la entidad. Algo rimbombante, pero me describe sin holguras: Chairman of the Board.

Su observación es inobjetable. La ropa andrajosa, este pastiche de mugres diversas, este caleidoscopio de manchas sobre mi traje de pana verde, no es sino la cobertura. Diga, acepte: ¿no es este harapo modelo 1970, de solapa ancha y bocamanga pata de elefante, una idea ingeniosa?

Espante la credulidad. Si mi vestimenta fuera corporativamente adecuada, no podría hallarme aquí, al aire libre y sin zapatos, departiendo amablemente con un completo extraño a plena luz y en el Rittenhouse Park. Philadelphia ya no es tan segura.

De inmediato, los miembros del Servicio Secreto vendrían por mí y lo apartarían de mala manera. Lo interrogarían sin tino ni derecho. No me haga pensar que su destino podría estar fatalmente sellado, como dicen estos perros, siempre presas del celo por la integridad de las personas importantes.

Perdón, divago. ¿Debo reiterar que no me crea o que sí lo haga? Porque acabo de mencionar Secret Service pero no soy el presidente de la nación, eso es palmario. Ambos lo conocemos. Él es más delgado y espigado y su rostro no tiene mis chancros purulentos. Caramba que es usted gracioso: no, tampoco a su boca le falta medio comedor como a la mía.

Nada más soy asesor del caballero en asuntos externos. Más bien: asuntos hemisféricos y encargado de negocios con el Oriente Medio y Rusia. Cuestiones álgidas: gas y petróleo, principalmente, aunque también despliego estrategias para desmantelar mafias.

Ahora bien, llegados a este punto, sabrá dispensarme de darle detalles pues carezco de autoridad formal o informal para abundar en tan álgido tópico. La Yakuza tiene oídos incluso en este parque y pueden escuchar las más bajas frecuencias. Allí donde yo hable incluso conmigo mismo, podrían monitorearme las ondas cerebrales.

Y ni siquiera estoy seguro en plenitud de que usted sea quien dice ser y no un miembro encubierto de la 'Ndrangheta insertado en mis pensamientos para preñarme de confusiones.

Vaya, no desacierte tomando esa lata oxidada para rebanarme el cuello.

Oh, no, cálmese o me veré obligado a hacerlo entrar en razón abofeteándome el rostro yo mismo.

Haga como yo, simule. Suponga que no le dije nada. Sólo recuerde una cosa: la locura no existe y usted no está muriendo delirante por el frío invernal de Philli, solo y desprotegido como el homeless que es.

Siga pensando que el sol le ablanda el rostro detrás de los pelos grasientos. Planifique nuestra próxima vacación: ¿prefiere el Caribe en mi yate o Tora-Bora con los ex frat boys de la escuela de negocios?

No se inquiete ni revuelva. ¡Por favor, no reía de ese modo que nos mirarán como alelados! No, no estoy loco y usted tampoco: usted no existe.

Creáme, siempre le diré la verdad. Y verdad hay una sola: soy un mentiroso.

Venga, échese un trago y déjeme contarle cómo eduqué a mi hija para que lleve a su marido a la carrera presidencial.

32 COMENTARIOS:

Soboro

Qué casualidad! Ayer vi El último asalto (Resurrecting the champ), una película en la que un vagabundo (Samuel L. Jackson) engaña a un periodista (Josh Hartnett) y le hace creer que es una estrella del boxeo que ha caído bajo.
El engaño es una manera de ver el mundo con optimismo.

Ex-Soboro y ex Corina, dejémoslo en Eva

Ulises

Pobre vagabundo, que estaba tranquilamente sentado y tiene que venir el Chairman of the Board a darle la barrila.

› El Fantasma del Sur

Si algo me ha gustado del texto es descubrir que no estoy solo en el mundo. Yo invento profesiones en los aeropuertos, cuando estoy esperando embarque y siempre cae "alguno/a" a romper los que te dije. La ultima vez era medico (yo, no el otro)

› Ana Lía Weiller

Estoy con Ulises, qué pesado ese Chairman... Por qué no se va a enrostrarle la vida al cuidacoches y deja en paz al mendigo?

Ahora que lo digo, y si el mendigo en realidad es presidente de algo???

Mi madre, estamos rodeados de gente que no es lo que dice ser. Será siempre así???

› Miss Heinz

Un momento: "cómo eduqué a mi hija"
¿Quién será? ¿El papá de la mujer de Barack? Porque no da para que sea el de la mujer de McCain. El tipo sería demasiado viejito.

Ja ja
Muy buen texto.

Diego Fonseca

Buenas...
Esta semana estaré con algunas dificultades operativas para entrar al blog.
Mientras, aquí vamos:

Soboro & Corina & Eva
¿El muchacho Hartnett es más engañador que engañable o al revés? ¿No engañó a Hollywood simulando actuar?
Buena idea: vivir engañado para vivir mejor. Eso también se llama “hipotecas subprime” –chiste obvio pero atinado para la fecha.

Ulises
Tenés razón. Siempre hay alguien que no tiene mejor cosa que hacer que interrumpir tu decadencia incorregible.

Fantasma
La invención de historias en aeropuertos, taxis, consultorios varios y todo tipo de salas de espera debiera ser remunerada.

Ana Lía
Hoy vi un aviso publicitario genial (argentino, aclaro). Era de Gatorade y decía algo como: “Lo toman los futbolistas –que trabajan de otra cosa”. Todos somos alguien más en algún momento y por lo que sea necesario. ¿Alguien quiere compartir alguna bella creación de otra/s vida/s? Bienvenido.

Miss Heinz
Que cada uno elija su candidato preferido.

› Pablo U

El pibe este no tiene ningun dato de como arreglar el quilombete de las bolsas? no laburo alli por casualidad? socorro.

› El Bonete de Horacio

Lo mismo digo: ¿ningún amiguito en otro "board" para que avise con anticipación? Qué día!

› Patricio

Empleo de medio dia en la banca... Un visionario el caballero... ¿Lo supiste para aprovechar la volteada de las turbulencias? Buen marketing.

› Patricio

Quise decir: lo subiste

› Anónimo

Ya se sabe que en Hollywood hay mucho guapo sin el método Stanislavsky, pero Hartnett tiene unos ojillos pequeños que se adaptan a cualquier situación, ya sea dramática, cómica, etc, ;D.

› Anónimo

Firmado Eva.
Puf! creía que iba a salir un crimen de Soboro.
Vale, firmaré siempre.

› El Dr. Casillas

"...Hartnett tiene unos ojillos pequeños que se adaptan a cualquier situación..."

Hala!
Y después me criticáis! Y después os quejáis! Jolines! Lo dicho: sois todas iguales!

› Josh Hartnett en plan reivindicativo

Fonseca,
¿Por qué te gustan tanto los personajes retorcidos?

› El Dr. Casillas

Yosh Jartnet, ¿a que eres mujer?
Ya sabía yo, no digais nada...

› Órale Güera

Ay, por qué este tal Casillas es tan gordo y pesado? Ya!
Diego, me gustó mucho el texto. Aprecio realmente que dediques tiempo a la literatura siendo que debes estar viviendo estos días realmente complejos en nervios por tu actividad periodística. Cómo te haces tiempo? Yo no podría

Esteban Dublín

Voy a suponer que no me dijeron nada.

Diego Fonseca

Pablo U y Bonete de Horacio
No parece que nadie tenga demasiado claro dónde está el final del escenario. Es como avanzar a ciegas en el tablado, esperando que en cualquier momento algo te golpee. No vimos el fondo todavía.

Patricio
Con el runrún financiero, claro, recordé tener este texto pero la verdad es que no lo pensé en términos de marketing. Quizás fuera inconsciente.

Anónima Eva & Soboro
Tal parece que un par de ojos en ocasiones pueden más que algún argumento. Vale, es acceptable. De carne somos.

Dr. Casillas
Ya me parecía que el comentario de Soboro era una invitación al gol para usted. Previsible situación servida en bandeja, ¿no?

Josh
Nos estamos llenando de nicknames autorreferenciales. Respondiendo a la pregunta: debe ser que tienen aristas que provocan. Pero también he escrito historias de gente sin esas puntillas. Al final, la atracción reside en el modo en que narres —creo yo.

Güera
Duermo poco. El resto lo hace la adrenalina. La literature, además, opera como una catársis. En estos días estoy en un foro de finanzas. No hay mucho llanto pero sí gente con preguntas y preguntas y decenas de hipótesis. Campo de oregano para el periodismo y campo de lavanda para la ficción.

Diego Fonseca

A todos
Sepan disculpar los typos y aparentes errores ortográficos pero estoy en una máquina de teclado en inglés. El código ASCII hace lo suyo y los settings de autoescribir eligen otro poco. Nos vemos más adelante. Gracias por pasar.

Diego Fonseca

E
Hacés bien. Uno nunca sabe con la mafia napolitana.

› Anónimo

Dr. Casillas:
¿Ha observado clínicamente que la falta de atracción sexual o de otro tipo es claramente una anomalía en el ser humano, sea hembra o varón?
Científicamente está comprobado y sus estudios médicos lo pueden certificar.
Así que es verdad que a las mujeres nos gustan los guapos, igual que la mayoría nacemos con dos orejas. En eso es verdad que las mujeres solemos ser claramente iguales.
Un saludo, doc.
Soboro-Corina-Eva

› El Dr. Casillas

Lo que he observado es que, en la búsqueda del macho alfa, las mujeres acaban con un epsilon la mayor de las vezes. Y que tales ojillos pequeños, pasados los años, llevan al galán a una zeguera terrible y a anteojos culos de botella.
Por eso me permito recomendarle que menos ojillos y más hombrezillos. Que este Yosh Jarnet es pura miradita china, joer!

The Last Tycoon

Bárbaro, el tipo inventa quién es y nos hace creer que habla con alguien cuando al final no lo hace? Entendi bien?

The Last Tycoon

¿O miente tanto que en cada frase niega la precedente? ¿Ese es el dispositivo? Necesito entenderlo o me volveré como el protagonista.

› Vicodin a las 4

A veces tenés ciertas sutilezas... borgeanas.

Comandante Porchetito

"Verdad hay una sola: soy un mentiroso"

Silogismo perfecto.

Saludos.

Diego Fonseca

Soboro & Corina & Eva y Dr Casillas
Me abstengo del danzón mientras lo mantengan en niveles de testosterona/feromona controlables.
Casillas: lo de miradita china es cierto.

Tycoon
Bienvenido/a. Más o menos así pero no tanto. (¿Realmente esperaba que dijera algo?)

Vicodin
A veces ustedes… exageran.

Comandante Porchetito
Moebius y Sócrates, agradecidos.

JOHAN BUSH WALLS

Maestro malvado, que bien dibuja usted los personajes, pero lo que más me asombra es lo prolífico de su teclado, ya vio que ahora ya no queda bien decir pluma.

¿En donde está mi mate?, mire que nunca lo he probado, ya sé, dirá usted que estoy perdiendo algo que le da sentido a la vida; espero que usted haya probado los frijoles volteados cuando vino a Guatemala.

Salú pue.

Diego Fonseca

JBW
A mi juego (cocina) me llamaron. He probado varias cosas en Guatemala pero soy irreductible con los extra crispy de Campero, che. La cocina de los Bosch-Gutiérrez me ganó. (Los conocí y entrevisté varias veces; he merodeado las conversaciones de Dionisio y hasta tengo por aquí un ejemplar dedicado de Memorial de cocinas y batallas y hasta de chapinismos quijotescos de don Francisco Pérez de Antón.)
Me fui de tema. El mejor pargo de mi poco necesaria vida lo comí, estrellas Michellin de por medio, en el restaurante ex-convento ¿jesuita? (mi memoria es inflexible conmigo) de Antigua. Delicia mayor.

Marion

He ido a Guatemala hace años y probado de todo pero no esos frijoles volteados. Mi desconocimiento no es poco, pero me gustaron mucho las pupusas salvadoreñas y el gallo pinto de Costa Rica --espero no escribirlos mal porque fue hace años.

Al punto, porque hoy tengo un día verborrágico: me gustó mucho, especialmente porque conozco Philadelphia y el Rittenhouse Park --Rittenhouse es como Díaz-Balart en Miami, muy común allí. Me trasporté de inmediato.

Diego Fonseca

Marion
Rittenhouse es tan común en Philly que hay más familias con el apellido que en Alemania, de donde es originario. Algo he sabido del apellido por cuestiones familiares (B, love) y otro tanto por matar el vicio periodístico de andar averiguando de todo, como comadre barrial.

› Autócrata y Escuálido

Mira que te divierten estos personajes, eh

Zona de comentarios

Aquí cualquiera comenta pero no todos dicen algo

Bemvindo.

Somos gente grande, así que no hay moderación de comentarios.
Eso quiere decir que las ofensas se van solas al tacho de basura.

Diego