martes, 15 de septiembre de 2009

Pisando juanitas bajo el farol

1.

A los ocho, quince años es vejez. Los que tienen quince se portan como tus dos abuelos sentados bajo las glicinas, con tabacos armados y mate helado. Hablan pavadas. Todo sucede a los ocho años.

2.

El mundo se te expresa completo una noche de primavera pisando juanitas bajo el farol de la esquina. El mundo es la juanita. Entonces sabés que sabés todo.

3.

Después de eso viene la peor parte: cuando sabés todo, lo que queda es cuesta abajo. Preparate: ya sabés que tu primera paliza va a ser a los nueve años y vas a llorar como un niño de seis. ¿No era que esas cosas se acababan a los siete?

4.

Después vas a cumplir doce. Si tu única propiedad fuera la ignorancia, nada más te preocuparía que se acaba la escuela primaria. En cambio sabés el día, la hora y en qué barrio comienza el fin del mundo. No te animás a decirle a nadie que será por un vendedor de café sirio, mentolado y fuerte, de Damasco. Y que faltan tres años.

5.

Vino a visitarte tu prima de Arroyito. Tiene diecinueve años y tetas como pomelos. Vos ya sos grande —tenés catorce— y le decís que le querés dar un beso. Ella se deja. Y te toca ahí.

6.

Te tembló la boca en el beso, ¿no, mariquita? Y se movió allá, ¿verdad? Estás preparado para el apocalipsis. Tenés una novia de diecinueve. Una vieja.

7.

¿Y qué es lo que sabés si sabés todo, si es que se puede saber? El mundo, decís, es una circunstancia. Como la juanita que aplastaste. Si ella no hubiera estado allí, su existencia no te hubiera sido revelada. Decís que eso te lo dijo la juanita mirándote de reojo un segundo antes de ser ajusticiada por la suela de tu zapatilla. Después decís que la juanita te contó que a eso se lo dijo un alemán de apellido Kant.

8.

Sos un mentiroso: Kant no le dijo nada a la juanita. Fue a un uriburu, el leopardo de los insectos. Y no tenés cómo probarlo. Además, ya no te sirve de nada: cumpliste dieciséis. ¿Y el mundo, profeta? La juanita te mintió: no confíes en alguien a punto de morir. (Tampoco en alguien que menciona el apellido Kant a los dieciséis como si hablara del despensero Raviola.)

9.

Ahora viene lo bueno: en unos días vas a ser más viejo que esa noche cuando te tocó tu novia de diecinueve. Volverás a saber que no sabés nada del mundo. Cada vez entenderás menos. Tu epifanía acabó el día que dejaste de ser quien eras, a los ocho.

10.

Todo pasó tan rápido: llegaste a los setenta. Ahora quince años valen como ocho y sabés que no aprendiste nada, pero estás bien así. Además, ahora sí viene el fin del mundo. El tuyo propio.

12 COMENTARIOS:

Parsimonia

Diego, el Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia de la Lengua no me resuelve mi gran duda sobre el significado de "juanita". Una gran lástima, pero eso es lo que ocurre con las instituciones desfasadas y alimentadas con el dinero del trabajador. Puaj (como diría mi abuelo).
Está bien, me imagino que pueden ser frutos de un árbol o piedrecillas, o ... Prefiero que me lo aclares.
Por lo demás, este texto es deprimente. El tiempo pasa y nada queda, pero lo nuestro es pasar... (suspiro).
Me gustó a pesar de todo, aunque lo de Kant no lo entendí. Eso para los filósofos como vos, :P.

Javier

No me sorprende que el Panhispánico no te sea de ayuda, Parsimonia. La Juanita es un insecto parecido a una chinche, negro y más alargado, que despide un olor fétido. San Google dice que se llama Calosoma Argentinensis, y por ahí encontré algo que te puede ser más útil: un diccionario de Cordobés Ilustrado, con una buena definición de la juanita.

Javier

Ooops, me olvidé. Qué gusto, Diego, como siempre. Celebro que te hayas hecho un rato para EGM.
Saludos.

› Catalina Marchita

Volviste y no avisaste??? Será posible que ahora me tengo que enterar de todo por Facebook, caracho???
Bueno, al menos volviste, Gemelo =))))
Muy bueno lo que puso Javier para explicar el cordobés básico. Las juanitas en Santa Fé se llamaban de otro modo, que ya no me acuerdo.

Craig "Naughty Monkey" Ferguson

bienvenido, diego
tal como dice parsimonia: depresivo.
leo esto y no quiero cumplir 35

Craig "Naughty Monkey" Ferguson

(que lindo chiste el de los 35... je)
por suerte tengo 25 y parezco de 20

› Puga Miranda esta en Feisbuc

master! borré el mensaje sin querer

ElEmir

No conozco a las "juanitas", Gemelo, ni a los "uriburus" por lo tanto pierdo un poco del simbolismo que deseas en el texto. De cualquier modo, creo que entiendo el sentido de esos insectos asquerosos, que huelen e irritan

Qué bueno que has regresado al blog al menos por este breve momento

Saludos y te sigo en Facebook

Parsimonia

Gracias, Javier. Con la definición y la ilustración ya he entendido lo que es una juanita: un escarabajo que diríamos en España.
No sé si en los pueblos tiene algún nombre diferente, aunque hay dos tipos con diferente denominación popular: el bichito de luz (verde) y el curita (negro y con lineas rojas).
El simbolismo del que habla ElEmir se pierde enormemente si desconocemos la palabra "juanita", así que una notita a final de página se agradecería.
Detalles que no puede olvidar un escritor con proyección universal, je je.
PD: no me mandes a la bola que hacen las juanitas, XD.

› Nippur de Lagash

man, pasá mas por aca o nos haces ir a dar vueltas al facebook de la concha de la lora que es mas adictivo que el mate

› Anónimo

La juanita lamentablemente gano gran terreno este año en el norte argentino, pero no en los campos sino en las ciudades debido a la gran deforestacion.De ambas cosas fui espectadora y me da mucha pena,ya que es un insecto naturalmente depredador en plantios de algodon,sin embargo S.Peña-Chaco estaba poblada de ellas.Saludos y no a la DEFORESTACION-BASTA CON LA TALA INDISCRIMINADA EN EL NORTE ARGENTINO

› todas y ninguna

bello bello bello texto
me hizo acordar a que yo de chiquita descabezaba langostas en la esquina de mi casa con los amiguitos de la cuadra... :)

Zona de comentarios

Aquí cualquiera comenta pero no todos dicen algo

Bemvindo.

Somos gente grande, así que no hay moderación de comentarios.
Eso quiere decir que las ofensas se van solas al tacho de basura.

Diego