jueves, 8 de enero de 2015

Defender la alegría

Manifestaciones de alegría:
—Un brío en las tripas —mariposas en el estómago, dijo el Cronopio.
—Mirar y mirar y mirar y, enderrepente, sentir que tu labio se empieza a curvar hacia arriba por la derecha (media sonrisa), los ojos se afilan (mirada china), se abren las puertas de la nariz (defecto genético, no todo es bueno).
—Tomar aire y más aire y más aire: como cuando debutaste en el fútbol, como cuando debutaste en la vida, como cuando esa cosa que se llama progenie te pone de gran humor.
—Reír.
—Cada bocado de buena comida que explota en tu boca (con risas, suele suceder). Cada sorbo que idem.
—Que te quieran, querer, dejarse querer, largarse a querer, saltar a querer. Querer.
—Un libro. En sus más variadas formas: de papel, en pantashita, con dibujos o sin, escrito por otros (¡escrito por uno, querido ego!), en el parque bajo el sol, en calzoncillos en el sofá. En el bus, el avión, el estacionamiento. El supermercado, la tintorería, la escuela. Al lado de la cama, arriba de la cama, debajo. Entre sábanas. En el trono. Un libro.
—Sigue la lista.
Hoy tuve varias de estas. En la foto hay una.

***
La vigilia es publicada por Penguin Group y se distribuye en Estados Unidos desde enero y en América Latina desde marzo de 2015.


0 COMENTARIOS:

Zona de comentarios

Aquí cualquiera comenta pero no todos dicen algo

Bemvindo.

Somos gente grande, así que no hay moderación de comentarios.
Eso quiere decir que las ofensas se van solas al tacho de basura.

Diego