jueves, 22 de enero de 2015

Yo, Cristina

Queridos todos y todas,
Ya sé, ya sé, no me esperaban por acá. Pasa que anda mal el cable y no me conectan la cadena.
Vine sólo para decirles que somos objetos de una conspiración a escala universal.
El tipo no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el Gobierno era su muerte después de acusarme a mí, a nuestro gran canciller y al secretario general del club de amigos de mi hijo de ser encubridores de los ayatollahs.
Se los digo, todos y todas: lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible.
Pero yo sé, oh sí, yo sé.
Esto fue una operación de la CIA con el Mossad a pedido del gobierno de Francia, que necesitaba quitar de la atención a Charlie Hebdo para poder dar maza a los musulmanes sin la mirada de los satélites internacionales de Rupert Murdoch. Argentina debía ser puesta en vereda pues hemos dicho cosas muy importantes, mis todos y todas. Les hemos cantado las cuarenta denunciando al Imperio y sus cipayos, a la Corpo y sus cipayos, a Blancanieves y sus enanos.
Cuando lanzamos el ArSat 1 lo supe: le tienen miedo a la Argentina, todos y todas. Nos hemos subido a la carrera espacial y de la estratosfera no nos bajan porque ahí pertenecemos. Nuestra grandeza es universal: al Big Bang te lo creó un argentino. D10S es argentino, el Messias es argentino, el Papa es argentino. Cuando Dios creó el mundo, al séptimo día le preguntó a Mascherano si podía descansar. Ya te digo: más que nación somos una fe, todos y todas.
Y les decía, sepan disculpar, después de nosotros, ya saben, el que seguía era Irán. Y Venezuela, pero me lo inocularon a Hugo. Yo le dije a Maduro: "Nico, nene, cuidate. Vienen por todo". Y Nico, nene, se cuidó. Está rebien, Nico. Grandote, firme. Tiene el bigote negro, duro y sano, como el pelo de los perros bien cuidados. Como mi perrito, el de la foto con el pingüino. ¿No es lindo?
Todos y todas, vienen por todo. Nosotros íbamos por todo pero se dio vuelta la tortilla y ahora vienen por todo, todos, todas. Recuerden este nombre: Jason Bourne. No, no me digan que es de una película. Yo sé: Jason Bourne no se acuerda de su nombre porque, como a Hugo, me lo inocularon, todos y todas. Jason Bourne existe. Es. Yo sé lo que les digo, pero la CIA, el Mossad, el MI5, todos en el complot, no quieren que se sepa. ¿Por qué creen que Matt Damon se casó con una argentina, si no? Nos quieren rodear. Ahí nomás está Robert Duvall, otro que sale con una compatriota, todos y todas. ¿O no se acuerdan que fue Tom Hagen? "El-Pa-dri-no", todos y todas, ¿no les dice nada? ¿Y Al Pacino, ah? Al Pacino también tenía novia argentina. Scarface, Carlito's Way. Séi jelóu tu mai lítel frén. Yo te veo todo el cine en Olivos: yo sé.
Y después vino Frank, todos y todas. Kevin Spacey no es Frank Underwood: Frank Underwood es Kevin Spacey. Kevin no existe, Frank existe. ¿Quién se creen que es el presidente de Estados Unidos? ¿Desde cuándo el Imperio va a permitirse un negro al frente? Acá a D'Elía lo tenemos para grupo de choque, no para gobernar. Obama es una pantalla, todos y todas. Frank preside. Ya lo decíamos nosotros, la juventud esclarecida de los setentas: Cámpora al gobierno, Perón al poder. ¿Tengo que explicarles todo? Obama al gobierno, Frank al poder. Ahistá. Y acá, lo mismo: el club del nene al gobierno, la familia al poder.
Pero me fui de tema, todos y todas. Decía: montaje, complot, conspiración. Argentina es muy importante en el concierto internacional. Nosotros batimos el parche y los demás tocan corno. Acá dejamos de pagar la deuda para mostrar dignidad, usamos las reservas para mostrar dignidad, te damos el fulbo gratis para mostrar dignidad. Nos miran todos. Por eso yo me voy a los viajes por el mundo como corresponde, bien vestida. Me gasto el platal en pilcha, pero mirá cómo te dejo la imagen de la nación, oposición.
Todos y todas, a este país se los dejo pipí-cucú. Bien puesto en el mundo. Todos hablan de Argentina, todos y todas. Muchos vienen al Calafate y nos llenan los hoteles. Y los que no vienen son resentidos. Esos son los que no nos quieren dejar vivir, miembros indignos de la cadena del desamor. Nos envidian. Nos quisieron quitar la fragata Libertad por lo que significa: nos pasa de todo, pero siempre flotamos. Dicen que a la deriva, pero esos son los esbirros del Imperio.
Por eso vienen por todo, por toda, todos y todas. Me quieren a mí. La verdadera operación es dejarme fuera de juego. Saben que yo no me les callo. Les canto las cosas en la frente, así, con esta imagen de morocha pelirroja veterana pero todavía aguantadora. Yo lo vi, lo tengo claro. Si Twitter me dejara escribir más largo les contaría todo, pero así es el Imperio: te crea algo para que no puedas ser, te ilusiona y te plancha después. Ahí está todo: la Coca-Cola, Disney, la universidad de la nena. Sólo Facebook nos salva, todos y todas. Acá no hay control, acá puedo decir todo sin filtro. Esta es la libertad: gobernar te gobierna cualquiera, pero andá a mandar en las redes sociales como yo.
Con esto termino, todos y todas: cuídense. El Gran Hermano nos observa. El Imperio contraataca. Darth Vader is your father. Argentina potencia. Brasil-decime-qué-se-siente-tener-en-casa-a-tu-mamá.
Todos y todas: la única verdad es la realidad, decía El General.
Y a la realidad la escribo yo.
Los quiere,

La Señora, Cristina de América

2 COMENTARIOS:

Zona de comentarios

Aquí cualquiera comenta pero no todos dicen algo

Bemvindo.

Somos gente grande, así que no hay moderación de comentarios.
Eso quiere decir que las ofensas se van solas al tacho de basura.

Diego